En un trabajo a puertas cerradas, el Muñeco volvió a insistir con la línea de tres, mantuvo a los laterales volantes, cuidó a Nacho Fernández y mandó a Scocco a la zona de gol.
Mientras tanto, en Mendoza los hinchas hacen cola para conseguir su entrada

En los huecos que dejan las ramas de los árboles inmensos que hacen de límite entre el predio del River Camp y la colectora de la autopista Ezeiza-Cañuelas, se puede ver a Marcelo Gallardo dando pecheras y ordenando una equipo para enfrentar a los juveniles, con Lux en el arco.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original