TUCUMÁN.- Lo que no ven los ojos de los vecinos, lo ven las cámaras de seguridad. Al menos las de las casas particulares, porque las públicas... no siempre están mirando.

Fuente: La Gaceta Salta >> lea el artículo original