“Lo que dijo Axel Kicillof es una realidad, no aplaude la situación, hay personas que se meten a vender droga como último recurso”. El cura FranciscoPacoOlveira no lo duda: asegura que las declaraciones del candidato a gobernador bonaerense y ex ministro de Economía se repiten a diario en los barrios más humildes del Gran Buenos Aires, y detalla que en las villas los dos problemas centrales son el hambre y las adicciones.

El padre Ricardo Carrizo coincide en que en los barrios, la única “salida rápida, aunque no fácil, para conseguir dinero es vender falopa”.

Los dichos de Axel Kicillof despertaron una polémica y generaron decenas de críticas desde el Gobierno. En una entrevista con Luis Novaresio, el candidato a gobernador bonaerense por el Frente de Todos relató que el cura Rodrigo Vega, del barrio Carlos Gardel, en El Palomar, le había contado que “hay gente que se dedica a vender droga porque se quedó sin laburo”.

Lo que dijo Kicillof es una realidad; hay personas que lamentablemente se meten a vender droga como último recurso'.

Las respuestas no tardaron en llegar. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lo acusó de justificar el narcotráfico como modo de vida, mientras que el presidente Mauricio Macri calificó los dichos como un “disparate” durante un acto de campaña en la provincia de Tucumán.

El dirigente social y líder de la CTEP, Juan Grabois, respaldó al economista y describió, en declaraciones a El Destape, que algunas familias “en la desesperación de no poder darle de comer a sus hijos, son ‘soldaditos’ o hacen pequeñas tareas de narcomenudeo y eso es una barbaridad”.

Leé más | Tomala vos, dámela a mí: filoso cruce entre Vidal y Kicillof por la deuda bonaerense

QUÉ PASA EN LOS BARRIOS

Lo que dijo Kicillof es una realidad, que además se la describió un cura que trabaja sacando a pibes de la droga. No aplaude la situación, el Gobierno persiguió el narcomenudeo y al consumidor. Es cierto que hay personas que lamentablemente se meten a vender droga como último recurso para sobrevivir”, aseguró a BigBang el cura Paco Olveira, del barrio Libertad, de la arquidiócesis de Merlo-Moreno.

El párroco cuestiona la política en materia de narcotráfico del Gobierno y critica que “quienes llenan los juzgados son los pobres” y “nunca persiguen a los que manejan los negocios”. Olveira describe que los principales problemas con los que convive son el hambre y las adicciones.

Cierran un búnker y se abre otro a la vuelta'.

Por su parte, el cura Ricardo Carrizo, del grupo Opción por los Pobres, recuerda ante BigBang que en el 2001 había una situación similar en los barrios más carenciados: “Era muy loco ver en las parroquias a padres que sabíamos que vendían falopa porque necesitaban para comer”. “Hoy por hoy - lamenta el padre - en algunos barrios pasa lo mismo. No hay guita, ni laburo, ni changas, y la única salida rápida, aunque no fácil, es vender droga”.

Este martes, en declaraciones a radio Con Vos, Kicillof volvió a apuntar a la gestión de María Eugenia Vidal y señaló que “bajaron 30 por ciento el presupuesto en el área de seguridad y aumentaron todos los delitos”. “Uno va a cualquier barrio y te dicen que el delito y el narcotráfico están peor”, agregó el candidato a gobernador.

EL DRAMA DE LAS ADICCIONES

“No sé si aumentó el problema de las adicciones, lo que sí es muy claro es que cada vez es peor el efecto. Todo está más cortado, se diluye mucho más la droga para que sea más fuerte, aparecen cosas más poderosas, los pibes están cada vez más locos”, agregó el cura Carrizo, de la diócesis de Quilmes.

“Hay gente que viene a hablar porque está angustiada con esta situación. Saben que no es bueno, buscan tratar de serenar la conciencia, es terrible a lo que recurren”, contó el cura.

Para Olveira, hay una “mirada moralista” que apunta a que Kicillof quiso “estigmatizar a los pobres”. “El gobierno está tratando de instalar que se vienen los permisivos con el tema de la droga, que los chicos van a terminar siendo drogadictos”. En este sentido, el cura pidió “dejar de ser hipócritas y legalizar la marihuana porque acabaría con las mafias”. “Cierran un búnker y se abre otro a la vuelta, no pasa sólo en los barrios pobres: mientras haya una demanda, va a haber quien produzca”, remarcó.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original