Las versiones sobre el delicado estado de salud de Lía Crucet comenzaron cuando su hija Karina y su nieta Malena aseguraron que la ídola de la cumbia tropical sufría de esquizofrenia y demencia crónica. Sin embargo, la intérprete desmintió la idea y cuestionó los dichos de sus familiares.

'Hablan de mí para tener fama. Gracias a Dios la gente me escribe. Estoy muy bien por suerte me cambiaron la medicación. Solo tomo pastilla para no estresarme', apuntó lapidaria contra las jóvenes en 'Incorrectas'.

En las últimas semanas, Lía aclaró que sufre de bipolaridad pero descartó por completo el diagnóstico de esquizofrenia. 'Que hablen con mi médico', propuso con tono desafiante.

Además, contó que no ve a Karina 'hace como 100 mil años'. 'Cuando tuve cáncer no vino a verme. No entiendo lo que están haciendo. Hace mil años me dijo que iba a venir a verme y jamás lo hizo. Estuve en Mar del Plata cerca de su casa y no vino a verme', reclamó.

'Karina ya no es mi hija y Malena tampoco es mi nieta. A mí no me gusta que hablen esas cosas en televisión. Yo nunca tuve la dirección de Karina. Jamás la tuve. Ni siquiera tengo la dirección nueva. No nos visitamos jamás', disparó.

Escuchá las declaraciones de Lía Crucet

Fuente: Cronica >> lea el artículo original